Prêt-à-porter

Fotografiares poner en el mismo punto de mira la mente, el ojo y el corazón. Es una manera de vivir”. HCB

Nadie habló de cámaras todavía… Mi maestro Bernard Plossu ha recogido los momentos más significativos de su vida con “cámaras de juguete”.

El móvil es algo más que el juguete del siglo XXI, es una máquina perversa que puede facilitarnos la vida y también puede enredárnosla en una red sobresaturada de imágenes impostadas y hasta cierto punto “irreales”, haciéndonos caer en la dictadura del “tantos likes tienes, tanto vales”.

Como dice Joan Fontcuberta, “lo paradójico es que muchas fotos s toman ya sin la intención de que sean miradas, o sea, el gesto fotográfico prevalece sobre la imagen resultante”. “Antes la Fotografía era una escritura, ahora es un lenguaje. Hablamos con fotos. ¿Nos preguntaríamos si hablamos demasiado?

69 fotografías hechas con un móvil y listas para llevar.
Todas han sido hechas y procesadas con un iPhone 4, entre los años 2013 a 2016, para ser publicadas en redes sociales (Instagram y Facebook), donde han sido vistas por miles de internautas y han recibido cientos de likes.

Cartel de la exposición en la FBA de Santander

Durante la exposición se puso en marcha una especie de juego que hacía un guiño al mercado del arte: se pusieron a disposición del público para que se las llevara a su casa (prêt-à-porter).

Adquieriendolas con las mismas reglas del mercado: por la red o en tienda, con un precio variable en función de su disponibilidad y del “periodo de maduración del producto”: el primero lo compra a mejor precio. Y ese precio se va incrementando en función de la demanda. Y a “última hora” ese precio baja.

De cada foto hay disponible una tirada de 3 copias:
La copia 3/3 vale 20 euros. La copia 2/3 se pondrá a la venta cuando se venda la anterior y costará 40 euros y finalmente, cuando ya sólo quede la 1/3, su coste será de 60 euros.

El comprador se llevaba la fotografía adquirida en el mismo momento de la compra, sin esperar a la finalización de la exposición.

El último día de la expo, «liquidación total por cierre»: todas las fotografías restos de stock en pared se vendierón a 10 euros, hasta fin de existencias.

Las fotografías también podrían adquirirse en una web, vía PayPal o tarjeta de crédito, en cuyo caso se enviaban a domicilio, con un coste añadido de 5 euros de gastos de envío.

Ahora, terminada la exposición, todas las fotos restantes de la edición están a la venta a 60 €

los interesados enviadme un email de contacto

Los comentarios están cerrados.